Lo que hace atractiva a una historia no es lo que se cuenta, sino como se cuenta...

24 abr. 2012

Quisieras


Quisiste pelear pero las revoluciones hace mucho se apagaron, los fuegos que los ideales encendieron se extinguen en las palabras de los que gritan ya están gastadas y sucias por los años y las ambigüedades. Las batallas por la libertad claudicaron hace algunos años y las esperanzas de igualdad tiradas en la mugre, ya no brillan como ayer. 
Los vencidos, los olvidados, los muertos en busca de algo mejor se pierden entre tantos anónimos e imbéciles, sus voces hacen eco en sordos pasillos y la burocracia los acalla. Los ideales tan hermosos, manchados de ceniza y porquería. Las premisas vacías borraron las palabras nobles, mientras desesperados todos corren detrás de verdades de papel.
Acabaron bailando ellos y vos al son de las trompetas de lo impuesto, mientras la miseria hace nido y la desdicha sonríe, los nacidos en la civilización de la técnica y la maravilla observan el horror y lo olvidan con pastillas.
¿Y la verdad? No hay tal cosa, no existe entre tanta indiferencia. Un puñado de seguridades tan frágiles como vos mismo cuando llueven los palos es a lo que te aferras con todas tus energías. La realidad la construyen y te la enseñan y no es posible discutir. Tenes voz, pero el chiste de eso es que sos poco más que un mudo y por más que grites es dificil que te escuchen.
Y a pesar de lo negro que todo se ve no podes perder la fe, no podes porque cada vez más el mundo necesita agitarse, necesita despavilarse. Porque te diste cuenta de que no estas tan mal como dicen que estas, pero mereces como todos estar mejor. Porque es ridículo y contradictorio lo injusto. Miras al rededor y ves como las contradicciones conviven y a tus ojos les duele. Y si bien todo lo que vale, lo que impulsa y lo que mueve esta sucio, manchado, viejo y gastado aún así es maravilloso, y las esperanzas de algo distinto encienden una chispa en tu corazón, esa chispa que alguna vez encendieron los que ya cayeron. Y te quema, quema porque tiene que salir. A pesar de todo, de tu voz muda, de tus fuerzas pobres, de tus banderas rotas, tus ideales pisoteados, tus manos prisioneras,tus ideas confundidas. Más alla de eso sabes que no estas sólo, y que la lucha nunca es en vano cuando es por todos, más allá de no saber cuantos ni cuáles te esperan gritas...
Porque crees gritas, porque no podes evitarlo... 
No sabes cuando ni cómo, pero sabes ahora que estas listo porque ya no estas conforme.



20 abr. 2012

Los héroes idiotas


:- La claridad asusta más al valiente que la sombra.
Porque en la sombras lo enemigos son temibles aunque sean insignificantes, allí en la oscuridad el valor no se demuestra más que en la superficie y no es puesto a prueba. Las sombras siempre fueron las mejores aliadas de los héroes idiotas, de los pequeños valientes.
Cuando las luces anuncian el alba y las sombras se refugian en donde pueden, los valientes se van tras ellas. Porque con la claridad aparece lo pequeño y lo inofensivo. Y ocurre que cuando la luz baña a todos aparecen los desafíos reales, los enemigos mortales.
Bajo el sol se libran las batallas justas, esas que miden a los cobardes y los redimen de la injusticia.
Así como a nosotros ahora nos toca ver de frente a la luz después de una noche peleando contra fantasmas. Esperemos al sol juntos, que el miedo se apodera de mi y ya no me siento tan valiente como hasta hace poco. Me asusta que el día me encuentre de nuevo sólo, que la noche nuevamente se lleve mis ilusiones y con ellas vos te vayas.
¿En donde están nuestras quimeras? ¿Donde cayeron los cerberos que enfrentamos? ¿Que pasó con su sangre en mis manos?
Todos ellos se esfumaron como vos ahora, te desdibujas con cada rayo que desgarra mis sombras, porque de nuevo la certeza se apodera de mi como en muchas mañanas. Vos y los enemigos que vencimos, los fantasmas que espantamos, las sonrisas que compartimos, no son más que sombras que escapan. Como mi valor.
Pero ya no es tiempo de hablar más de sombras porque el sol está aquí y vos no después de todo. Y aunque sea un cobarde, el día me espera, y con el las batallas cotidianas- : dije a la imagen de mi que me devolvía el espejo. Camine hasta la puerta, y justo antes de salir de la habitacion mire hacia atrás y me sentí profundamente triste.

: -Las sombras van a volver esta noche, y con ellas, vos. Ese es el consuelo de los héroes idiotas- : murmure mientras forzaba una sonrisa y me perdía en la ciudad.




17 abr. 2012

Detrás

No se si lo que ven mis ojos es todo lo que hay para ver. A veces, en los días en que el mundo recuerda que es viejo y los ojos ya cansados empiezan a mirar claro. Cuando las sombras, negras, impenetrables y tibias arrullan con su susurro mi soledad, allí, en el lugar en donde el sol no pasea, me encuentro desnudo.
Descorro el velo de la realidad y, detrás, detrás de el encuentro certeza. Sostengo la mirada con mis manos y espero que el reflejo de aquello que no es no borre de mis labios la sonrisa, y lloro. 
La tristeza es encontrarme contra mis palabras, contra la cortina de significados, la telaraña de letras que tejí. Interpelar contra la trampa de lo mas bello que encontré, lo terrible de ellas es que a veces hablan por mi boca, y mi discurso ya no es mio, y mis palabras son del viento. Correr y estrellarme contra ella, contra mi lengua, para estallar en pedazos pero no perderme. 
Después de todo el sol se fue lejos y mis sombras hoy son la calma.





13 abr. 2012

llega la noche y no...


A veces simplemente me tengo que marchar, aún antes de enteder porque lo hago me voy. Algunos piensan que era muy pronto para decidir que no estaba listo, nada se habia dicho todavía, pero a pesar de eso habia un sentimiento muy dentro de mi que me marcaba el norte en otra dirección. Es confuso para cualquiera llegar a entender como todo lo que pasó término siendo lo que hoy es, hasta a mi me cuesta encontrar buenos motivos ya que la mayoría de mis peros era excusas baratas. Sin embargo la única certeza que encontre se me presentó justo cuando tenía decidido cambiar mis pasos de lugar.
La seguridad de que lo que estas haciendo es lo que debes hacer es un sentimiento que te invade desde dentro e illumina en tu desconcierto la dirección que elegiste. Puede ser que en el fondo el motivo más fuerte que sentía era que tus ojos no eran Esos ojos y a pesar de que me hacías reír, en el fondo yo buscaba que fueras distinta. Porque a pesar de las mil cosas que puedo encontrar y tener Siempre voy a terminar volviendo a Esos ojos.
Lo gracioso de todo esto al final es que nunca importan tanto Esos ojos, hasta que lo hace. Lo triste es que no me importa donde estén porque se que nunca es conmigo. Lo patético es que me toque pensar esto. Lo maravilloso es que de esto se trata vivir.
Nunca me arrepentí de lo que quise hacer, pero siempre me reprochó lo que no termine haciendo. A pesar de eso siento que sólo pienso esto porque es de noche y mañana todo se habrá ido.

Junto con la bruma y el rocío de la noche
Se retira la duda, se despide el reproche.
Saluda y se va la vil desilucion, la pena malvada abandona el corazón.
Se aleja despacio el temor con las sombras
Lo bronca se escapa dejando sus ropas
Las malas ideas que atandome estaban, flaquean, se rajan, escapan a casa.
Y la luna testigo de tanta desgracia me tiende una mano, sonriente me abraza.
-:El sol pronto llega:- su voz me consuela y lento en el cielo se pierde serena. 



8 abr. 2012

Nunca oyó de fantasmas ni de Dios, solo te cuenta las cosas que... se te suelen perder...

¿sabes que? dejemos todo como está, al menos por estos segundos que vienen. Dejemos todo tal cual termino de quedar, con el tacto tibio de nuestras manos manteniendo estos gestos que ya son mudos.

Aparentemos solo por algún instante que todo esto no continua y que el tiempo murió acá y nosotros con el en este ultimo movimiento. Caigo yo con vos al vacío, caigo y prefiero caer porque es con vos, es raro que Yo y justo Yo elija esas sumisa figura para representar hasta donde estoy dispuesto a arriesgar por vos. Pero pasa siempre que nada es tan duro como creemos ni tan blando como aparenta sobre todo cuando se trata de nuestro sentir, y sin embargo me siento un imbécil cuando vos de verdad estas acá, cuando puedo hacer de un gesto algo que recuerdes y me pongo tonto intentando que ser protagonista de uno de los minutos de alguno de los días que me toca cruzarte.
Imaginarme sosteniendo tu mano me parece tan grande a veces que se vuelve contraste con la mayoría de mis palabras cotidianas, porque si hay algo que a mi boca le falta es vergüenza cuando habla y a pesar de eso se vuelve tímida cuando sonríe pensando en lo que no va a pasar. Porque la realidad es mas fuerte que las ensoñaciones sobre todo cuando se impone frente a tus ojos y te choca con bastante fuerza.
Solamente me es posible soñar con decirte todo esto desde este lugar tibio y cobarde de la incógnita, porque la seguridad de la negativa por no se que vez me asegura que no debo intentar mas cambiar como son las cosas.
Me pasa que la realidad a veces me la pinto como una sucesión de escenas que pueden o no ser de varias maneras distintas, me pasa también que a medida que los años me acompañaron, la capacidad de pensar que escenas podían pasar se fue haciendo mas acertada cada vez y si hay escenas que repasé en mi cabeza mil veces como para saber si algo podía ilusionarme es esa que se trata de vos y yo.
Y siempre resulta mal para mi. No es tu culpa y creo que tampoco la mía solo pasa que a veces las cosas no encajan como uno quisiese y a pesar de ello es imposible que eso no moleste.

¿sabes que? Nada de esto tiene demasiado sentido, después de todo pasa que otra vez me encuentro hablandole a la pared desnuda...