Lo que hace atractiva a una historia no es lo que se cuenta, sino como se cuenta...

27 abr. 2010

Afirmaciones acerca de la humanidad. Vol. A

Todos nacemos en un contexto, marcados de alguna manera por aquello que nos rodea, todo lo que forma parte de nuestro entorno nos imprime un sello característico, por decirlo de algún modo.
Pero, a mi entender, no condiciona ni remotamente quienes somos, ni que hacemos de nuestra vida. La culpa de todo lo que acontece en nuestra existencia es completamente nuestra, lo que los demás nos hagan no se puede modificar, lo que si podemos hacer es ver que hacemos con aquello que nos sucede cada día. Me perece que pensar que hay factores externos o poderes divinos que afectan nuestro transitar por esta vida sería reconocer que no somos completamente libres y, francamente pienso, que no existe cosa que el hombre se pavonee tanto de tener como la libertad.
Las riendas de este caballo nos corresponden a cada uno, y debemos entender que si queremos llegar a sentirnos felices, o por lo menos, ocuparnos buscando la felicidad para que la tristeza no se sienta tanto.
Lo determinante, definitivo y de lo cual no podemos tener dudas es de que vamos a morir, de todo lo demás nos encargamos nosotros. Si vivir es una cruz, solo es cuestión de que nos propongamos que lo sea, si vivir es un paraíso, depende de la convicción propia de que lo sea...
Hasta este momento la entrada parece una publicación de algún guía espiritual o peor parece algún fragmento de algún libracho de auto-ayuda, mejor bajemos a la realidad y dejemos de idealizar tanto. Creo la vida puede ser un trayecto placentero hasta el día de nuestro deceso, cuesta horrores, jamas va a ser absolutamente completa, porque somos demasiado ambiciosos, pero si puede ser soportable en los tragos amargos. Puede que la felicidad no sea un estado propio de nuestra raza, pero la búsqueda constante de ella si lo es. Es dura, es agotadora, es difícil, solitaria y triste, pero es nuestra y por ello debemos hacerla nuestro motor de movimiento.
Y si al final de tu vida, te encontrás igual de pior que al empezar todo esto, por lo menos lo intentaste...
Mejor dicho, Jodete por hacerle caso a un pendejo de mierda....



12 abr. 2010

Nos volvemos a ver...


Vieron ese ser  verde y de ojos saltones, si.... Ese que los mira a la derecha de sus pantallas.... Aquel que es mi imagen de perfil... 


No por nada elegí ese personaje para que fuera mi disfraz en este universo que tantas satisfacciones me trae.


Lo elegí por un motivo principalmente, porque sale a la calle con su disfraz, porque los demás no tolerarían el verle sin aquella imagen que presenta, porque se horrorizarían al verlo como es. Simple como eso.


A mi me pasa lo mismo, en menor o mayor medida pero es así, lo es por una elección personal, por una auto convicción que nació en mi interior por motivos poco claros hasta para mi. Mi vida no es complicada, tampoco un campo de rosas, pero no es una vida de mierda ni mucho menos. Pero dicen que a cada uno le toca una piedra que puede cargar (el pelotudo que dijo eso seguro que vivía en una burbuja, sumergido en el mas profundo de los mares, sino no se entiende porque carajo alguien cuerdo diría eso), bueno yo no pienso eso, es mas me parece que la vida es como una gigantesca maquina que aleatoriamente va llenando de las circunstancias mas variadas las paginas de cada persona. El problema de esta maquinita de mierda es que cada tanto se traba y en vez de escribir una oración fea o bonita, escribe todo un párrafo, una pagina y hasta algunos capítulos completos de la tinta que tenga en ese momento, es así que nos encontramos en el trayecto de nuestra existencia con personas sumamente desdichadas que las pasan todas negras, algunas otras que viven en gris y así con cualquier variante que se le ocurra. Evidentemente el ser humano es la criatura menos autónoma que pudo existir sobre la faz de la tierra dado que, no madura completamente jamás, es un imbécil la mayor parte de su tiempo, nunca sabe lo que realmente quiere, no cuida lo que le importa. Y así seguiría in eternum, pero la verdad es que no me quiero aburrir a mí y menos a aquellos que todavía leen con ánimos cuanta pavada se le ocurre a mi sinapsis y mis dedos convierten en oraciones.


Empecé diciendo lo del ser verde y de ojos saltones, bien, ese soy yo. Porque no dejo que me conozcan realmente casi nunca, y no estoy jodiendo, en los últimos 3 años creo que fui realmente yo un par de meses. El verdadero motivo de hacer las cosas como las hago no lo tengo claro ni yo, se mezcla un poco de querer encajar, con el no querer salir lastimado, mas el interesar, además de lo que querría ser y no puedo... Bien batido y servido en una copa resulta extraño al paladar.


Pero no tengo derecho a quejarme, es una elección y como tal tengo que sostenerla o repensarla y ver que cambio de todo lo que vengo haciendo. El problema es que tengo miedo, si miedo, me aterroriza el cambio de paradigma de vida, me asusta la idea de despojarme de aquel disfraz que alguna vez confeccione a lo largo de los años. 


Lo verdaderamente triste de todo esto es que no se si mucha de la gente que hoy esta a mi lado y que camina a mi lado y a los cuales llamo amigos seguiría junto a mi después de dejar de ser ese que creen para transformarme en este que soy, tampoco es tan drástico el cambio, pero creo que no seria lo mismo. Porque en el fondo siento que les miento a todos un poco, eso me recuerda un momento tempestuoso de mi vida que no me gusta para nada pero que evidentemente no cerré del todo, y eso no me deja un sabor agradable en la boca. No soy una mala persona ni mucho menos, es mas, me atrevería a decir que sin este disfraz soy un tipo mejor...


Al fin y al cabo, quizás solo sea cuestión de ponerte los pantalones de una vez chabon, de tomar las riendas de tu vida y sacar el piloto automático por un rato, por lo menos hasta que te aburras y decida volver a calzarte los calzones por sobre la ropa y finjas ser otra vez el ser sociable y forrito..


Como dije alguna vez, no se si soy feliz, pero trato....














Todo esto me hizo pensar, que quizás nunca me enamore de verdad... sobre eso divagare en alguna otra ocasión.....



(He vuelto, esta vez va de verdad)