Lo que hace atractiva a una historia no es lo que se cuenta, sino como se cuenta...

29 dic. 2010

Divagaciones varias dada la fecha del año en la cual nos encontramos y lo al limite de la cordura en el cual me balanceo.

Comer turrones pensados para el invierno en unas latitudes el las cuales las temperaturas alcanzan los 37º  es bastante ridículo, a pesar de lo ricos que puedan ser.

Papa Noel, Santa Claus, San Nicolas o como quieran nombrarlo llegó a cansarme, encima ahora es costumbre en el pueblo y alrededores que te regalen con tu compra un gorrito rojo y blanco y lo único rojo y blanco que tengo pensado usar en navidad es unas cuantas dinamitas con cables para meterselo en el trineo al gordo y verlo explotar en partes.

Año nuevo provoca una catarata de balances y pensamiento sobre como este año fue, que pasó, que no pasó, a quien conocí, a quien mate, a quien ame, y todas las cosas que solo son importantes para uno y que para los demas son menos que intrascendentes.

Los canales deportivos se empecinan en hacer un balance de lo mejor del año, porque le dieron vacaciones a todos sus periodistas menos a 2 boludos que se tienen que encargar de conducir esos programas de miles de minutos, ademas, no contentos con esto, te muestran lo mejor del 2002, 3, 4, 5, 6, 7 y así hasta el 2010.

Las personas creen que la memoria dura solo 12 meses y que los problemas o las cagadas caducan el 31 a las 12, entonces uno comienza el año siendo misteriosamente la persona mas querida sobre este planeta cuando hasta hacia unos 20 minutos atrás la mayoría de nuestros conocidos nos deseaban una muerte dolorosa.

Absolutamente todos pensamos que lo que nos propongamos hacer el año que viene lo vamos a hacer cuando en el fondo sabemos que nos estamos dejando llevar por el momento y en cualquier otra ocasión y reflexionando normalmente jamás prometeríamos eso.

La gente se queja de que no pueden llegar a fin de mes y en fin de años se gastan 4 sueldos en 15 minutos de pirotecnia, es algo que SIEMPRE pasa.

El calor provoca que las hormonas se sobresalten, cosa que no es muy oportuna dadas las temperaturas.

Las propagandas de jabón en polvo son despreciables.

Tomar sol es una actividad propia de un maestro Zen, no puedo aguantar mas de 10 minutos acostado sin sentir sentir que me estoy asando.

Ya me cansé de escribir boludeces...
Ojalá que el año que viene Goku renazca en sus corazones...

Para que despidan el año bien arriba!






24 dic. 2010

Diciembre

Absolutamente todo lo que pasó en un año se resume en esta palabra: VIDA.
Un año mas se va, y siempre se va de la misma manera, rodeado de polvo de hadas y esas cursilerías.
Navidad otra vez vestida de rojo y blanco, con pinos decorados y un señor gordo vestido como para aguantar la proxima edad del hielo aunque en el sur haga 44 grados a la sombra, pero como cada año adornada con sonrisas y buenos deseos.
Como todos los años Diciembre es un mes que no me gusta porque uno suele decepcionarse en diciembre, pero a pesar de eso siempre trae algo bonito.


Decile no a la pirotecnia, si tomaste no manejes(y si lo haces que sea despacio), no comas de mas que falta año nuevo todavía y disfrutá de la magia de estos días.
Gracias por leerme hasta acá y por la buena energía, mucha paz para los días que siguen.
Nos leemos. Besos y Éxitos!

16 dic. 2010

Pañuelo

 Un escrito que puede terminar siendo zamba:

Cuando tu boca calla escucho a tu pañuelo, el me cuenta lo que tus labios no pueden explicarme.

Tus ojos se ocultan detrás de el, tus manos lo acarician y sueño que es mi piel lo que recorren tus dedos, y salgo a buscarte me acompaña, me arranca un suspiro y vuelve a tu lado.

Baila en el aire siguiendo el vaivén de mi corazón, cae y mi alma se va con el, pero antes de llegar al suelo con gracia se levante y le regala alas para que ella vuele.

Tu boca sonríe y tu pañuelo la acompaña.

Otra vez oculta tus ojos y cuando los descubre veo el amor que nace iluminándolos.

Cómplice de mi conquista, danza alegre en el aire, esta vez me llama a tu encuentro.

Me acerco a vos pero el te detiene y te alejas, instrumento de tu amor caprichoso.

Nuevamente me llama y otra vez a su encuentro voy.

Son tus ojos los que ahora me acompañan, otra vez nos separamos y conmigo tengo la promesa que ellos me regalaron.

Con una sonrisa pintada en mis labios y mi corazón latiendo alegre respondo a la promesa de tus ojos y recibo la caricia de tu pañuelo ahora prenda de este amor.

5 dic. 2010

Puede ser alguna noche

La mirás caminar con su compás, marcando el ritmo con su cuerpo. El juego de luces y penumbras, la música ridículamente alta, los sentidos saturados. Pero a pesar de aquello ella tiene eso que provoca que no importe lo demás,  de que la música sigue sonando, y las luces juegan en su piel, tus ojos quedaron prendidos de ella.
Allí donde se mueve tus ojos las siguen, aunque sea para asegurarse de que sigue allí y que no se fue a ninguna parte. La ves bailar y no querés que se detenga, no te importa si lo hace bien, ni siquiera si lo hace al ritmo de la música que aturde, ella baila y es todo lo que te interesa.
En algún momento de la noche se sienta a tu lado, la mirás sin que lo note, ella apoya su cabeza en tu hombro, le pasas el brazo por detrás de la espalda y no podes evitar que una sonrisa se dibuje en tus labios. No porque esperes que algo pase, sabés que nada va a cambiar y lo aceptas, solo que no podes evitar ser un iluso a veces. Así con ella a tu lado transcurren los minutos, los sentidos aturdidos pero esta vez no por culpa de la música o las luces, es ella la que te inunda.
La miras con disimulo y tus ojos sorprendidos se encuentran con los suyos, sonreís intentando esconder todo lo que tus ojos cuentan, ninguno de los dos intenta dejar de mirar al otro. Tu corazón se acelera, sin embargo tu cabeza en vano intenta convencerlo de que es en vano hacerse ilusiones. Ella está tan linda. Sus ojos se apartan de los tuyos pero a pesar de eso ella sigue recostada sobre tu hombro y por casualidad o por capricho su boca y tu boca están a un suspiro de distancia.
Con tus ojos buscas su boca, pero ella con sus labios buscó los tuyos y sin creer lo que sucede tu corazón sonríe.