Lo que hace atractiva a una historia no es lo que se cuenta, sino como se cuenta...

22 jul. 2010

El amor de mi vida: Parte Segunda: Cada vez que pienso en vos, FUE amor...

Nada importaba, porque ella me había encandilado, había logrado que torciera mis valores por una tentadora boca, que dejara principios de lado por unos brazos abiertos. Así lo sentía y hoy aun lo sostengo. A pesar de aquello y de los reproches de amigos conciencias seguí en lo que estaba.
Pasado un mes del primer encuentro, y con varios encuentros furtivos en el medio, la decisión que ella tomo hizo mucho con mi orgullo. Dejo a ese alguien y me eligió a mi. Solo contaba con un día de diferencia el final de una relación y le comienzo de otra, mas señales de alerta, y sin embargo, lo incandescente de sus labios, el destello de sus brazos, la ternura de sus brazos taparon mis ojos con una venda difícil de quitar. El Amor.
Todo marchaba de maravillas, había encontrado alguien en quien depositar mi cariño, incondicional y sin restricciones ni condiciones, como me habían enseñado a amar, y encontraba que me devolvían cariño también, pero había condiciones, que no significaban nada para mi, por lo menos en aquel principio.
Durante 5 meses Aprendí a sonreír a y volví a recordar lo que era llorar. Eso me liberó mucho, ahora se que era una preparación para lo que vendría. fui feliz a pesar de todo, no me importaba nada con tal de su sonrisa, y cuando digo nada, es nada. Faltar a algún lugar con tal de verla, quedarme sin nada para comprarle una sonrisa, luchar contra opiniones contrarias por creer que aquella felicidad era eterna, alejarme de amigos por evitar que ella se disguste. Y a cambio solo pedía que me amaran y que me dejaran ser yo. Pero no podía ser.
En el sexto me encontré con una versión fastidiada de mi mismo, estaba cansado de ceder y ceder y a cambio no recibir nada mas que reproches. Amor había, negar eso sería mentirles, pero también me estaba cansando de ser el único que tirara para que los dos sigamos juntos. Salvando algunas actitudes suyas que me generaban pensar que no me contaba todo, y dejando pasar sus celos enfermizos la relación empezaba a perder el brillo que tenía hasta ese momento.
Los dos meses que le siguieron fueron un vaivén de enojos, desencuentros, llantos, reclamos y peleas llegó el noveno mes y yo quería tomarme el primer plato volador a Júpiter y perderme en alguna nebulosa espacial. No me encontraba a mi mismo, tenía lejos mis amigos y estaba cansado de correr detrás de ella y de su sonrisa, Sin embargo la seguía amando como el primer día o mas.


Lo que decidí cambió las cosas en mi vida....

A veces el primer paso para volver a ser feliz en empezar a sonreír.....



5 jul. 2010

El amor de mi vida: Parte Primera: Lo Que Empieza Roto......

El principio suele marcar indefectiblemente cualquier cosa, para bien, mal o para nada, pero marca.

Cierta tarde en donde las nubes paseaban por el cielo mientras el sol calentaba con ganas, caminata de por medio, el llego hasta el lugar de reunión, todos los sextos días de la semana, a la hora que el resto de los mortales duermen plácidamente la siesta el y un gran grupo de amigo se juntaban para compartir sonrisas, reflexiones y ganas de sentir mas cerca a todos.
Ese día ademas de todas las sonrisas conocidas había algunas otras no tan conocidas, nada nuevo bajo el sol o eso parecía, el se sentó y mientras ayudaba a organizar lo que se haría ese encuentro una de las sonrisas nuevas se acomodó en la silla que el tenía justo enfrente, nada raro con aquello. Actividad lista, cada uno debía de pensar al respecto de un determinado tema, luego comentarlo en grupo. Aquella sonrisa nueva no entendía del todo las preguntas, el rozando su espalda le ofrece charlar para ver si se hacía mas sencillo de comprender aquello, dos motivos lo llevaron a tomar esta decisión, no quería levantarse de su lugar para controlar que todos estuvieran haciendo lo que debían y quería ver que tan interesante estaba esa sonrisa en particular.
Conversación que comenzó con preguntas simples, tan simples como puede res una actividad pensada en una tarde, y derivó sorprendentemente rápido en temas de una profundidad inusual para dos extraños, el no lo percibió en ese momento, los labios que portaban aquella sonrisa le habían robado los ojos, y casi toda su capacidad de sinapsis. Termino el encuentro, todos se fueron menos ellos, sentados a 2 metros de donde la conversación había comenzado seguían hablando, el aún hoy no recuerda con claridad de que se trataba aquella conversación, solo recuerda que no quería dejar de ver moverse aquellos labios.
Acompañó a la señorita hacia su hogar, se despidieron cada uno con el numero de el otro, y la promesa de estar en contacto.
Cuatro días de mandarle mensajes y recibir respuestas, dos días después el había descubierto su mano y mostrado claras sus intenciones, y ella no había demostrado ningún tipo de retroceso, es mas, había avanzado.
Una semana después de conocerse, les toco encontrarse en el mismo lugar que la primera vez, solo que esta vez el cielo estaba gris, triste y al borde de las lagrimas.
Encuentro de por medio, ella se debía ir a su morada, el debía de cumplir con sus obligaciones, casi rozando sus labios le prometió pasar por su casa, sonrisa de por medio se despidieron. Unas horas mas tarde y con el cielo al borde de una crisis histérica de rayos y llanto el se encamino hacia donde creía recordar que ella vivía, 45 veces camino de una punta a la otra la cuadra de su casa, sin recordar cual era la de ella, y sin obtener respuestas a sus intentos de comunicarse.
Al hacer una pasada mas, escuchó por encima de una fuerte música, una voz parecida a la de ella. Cansado de dar vueltas golpeo en aquel lugar con la esperanza de que el lugar fuera aquel. Lo era, ella lo recibió, la música casi ya no se escuchaba, entre ellos había una mesa de distancia, palabras que decir ya no había, luego de unos 15 incómodos minutos el concluyo que nada mas podía hacer allí, se levantó y ella lo acompañó. Quedaron enfrentados, ella busco sus labios y el los corrió.
Un pequeño detalle se lo impedía, ella tenia quien resguarde sus sueños, bien o mal lo tenía y aquello era hacer algo que a el no le gustaba que le hicieran, pero por otro lado, ojos que no ven.....
El esquivar aquellos labios había agotado todas sus fuerzas, pero aquellos ojos lo seguían mirando desde abajo, y su no nunca fue demasiado firme ante un sí que lo arrastraba.
Finalmente sucedió, sus labios se terminaron encontrando, sus manos también, el flotaba al irse, la lluvia, los truenos, y un perro que lo persiguió 4 cuadras no podían quitarle la sonrisa de sus labios...

Y sin embargo en el fondo de si mismo y en sus oídos y con la voz de su hermana del alma resonaba: pero ella está con alguien.....

Porque todo lo que empieza roto................