Lo que hace atractiva a una historia no es lo que se cuenta, sino como se cuenta...

24 oct. 2011

Cosas Pequeñas


De retirada, hacia atrás volviendo sobre sus pasos buscando Dios sabe que cosa mientras las cosas estallan dentro de la habitación que acaba de abandonar. Nada te garantiza que lo que está delante sea mejor pero a vos te basta con que sea distinto a todo lo que pasaba detrás de esa puerta que en la distancia cada vez se parece mas a una mancha oscura y sucia en una realidad que devora con hambre de titan. Escupió el suelo frío mientras descansaba en algún lugar oscuro de la ciudad, mientras forzaba al aire a entrar dentro de sí y buscaba entre su ropa algo que no conseguía encontrar. Y lanzó un grito hacia la noche, un grito de furia, y se dejó caer allí mismo mientras algunas gotas de lluvia mojando su rostro le recordaban que el mundo seguía rodeando su existir y que de eso no iba a poder escapar ni queriendo.
Una de sus manos escurría el agua que caía del cielo mientras que la otra rebuscaba en los bolsillos alguna respuesta a lo que pasaba. Al rato sus manos se cansaron de perseguir imposibles y se dejaron caer sobre su regazo mientras la lluvia se volvía mas vertiginosa y desenfrenada, mientras a los minutos que pasaban les importaba un comino aquel muchacho, en aquella ciudad, en aquel rincón oscuro en aquella noche y el sacudiendo la cabeza intentaba contar cuantas veces las gotas estallaban contra su rostro y no podía hacerlo.
Inventó una sonrisa y la colocó en su rostro procurando que el agua no la hiciese caer y tomando aire se levanta e comienza a correr otra vez, mas rápido y mas lejos mientras la noche borraba el oscuro lugar y el agua cualquier vestigio en su ropa. Sus pasos uno tras otro apagados llegando a sus oídos y la sensación de que todo iba a empeorar en cuanto dejase de moverse que lo obligaba a seguir y alejarse aún mas, no sabiendo de que ni hacia donde pero seguro de que tenía que hacerlo pese eso...




















Una sombra perturba la cortina de agua de a ratos, pero nadie está ahí para verlo. Y juro que es un espectáculo magnifico, si tan solo alguien lo viese...

14 oct. 2011

Palabras que nacen en penumbra...

Algunas veces rompo a llorar, mudo en silencio y para mí. Hago de eso un ritual, de mi mismo un oráculo y dejo que esa transición entre mis buenos estados de animo transcurra en penumbras y en soledad. Las lagrimas no recorren mis mejillas, se vuelcan dentro de mi y lavan mi alma, la envuelven en la tibieza y la acurrucan hasta que se apacigua, el dolor raras veces va, solo consigue calmarse. Pero a mi me basta eso, al menos por hoy es así.


11 oct. 2011

Balbuceos...

Llegan a mi y se van, como barcos que arriban en algún puerto perdido de alguna isla olvidada en el medio del océano pero que no se quedan por demasiado tiempo en aquel olvidado lugar. Vagamente me atraviesan, de a ratos aparecen, intermitentes como jugando a un escondite que siempre ganan porque siempre se escapan a un lugar al cual no puedo seguirlas, pasan riendo por el entramado de mis ideas brillantes y bonitas pero a veces y solo a veces me dejan volverlas realidad con mis dedos desnudos.
De a ratos se vuelven negras, oscuras y turbias, imponentes y altaneras buscando romper con todo y arrastrarme junto con su tempestuosa fuerza río abajo hacia lo incierto. Me increpan, me vuelven victima de sus acusaciones y exigencias, blanco de sus denuncias, juzgan todo lo que hago con crudeza y sagacidad, ágiles contra-argumentan cualquiera de mis ideas y me vuelven un triste defensor de cualquier postura.
A pesar de su gran número me vuelven alguien breve, como ahora mismo.
A pesar de todo eso no puedo dejar de acercarme a ella ni dejar que se alejen demasiado, A pesar de que a veces vengan y no las vuelva hecho, A pesar de que a veces la obligue a salir y queden disparejas y desubicadas, A pesar de que con ellas me vuelvo el mas carismático a veces y el mas horrible otras. A pesar de mi mismo, son ellas las que hacen posible que hoy sea lo que soy, porque son MIS PALABRAS...



2 oct. 2011

Llegaron, simplemente llegaron las palabras....

Me cagué en los convencionalismos y no sirvió, seguí al pie de la letra lo que se estila hacer y tampoco me dio resultados, me volví un rebelde y solamente fui ridículo, seguí a la masa y me volví estúpido. La intelectualidad me llamó y me transformó en un pedante, la derecha me hizo orgulloso, la izquierda reaccionario, los cuento que fui leyendo me volvieron un soñador. Las películas que desfilaron enfrente mío me hicieron creer en mundo mágicos y en poderes, Los números que estudié me formaron en la firme convicción de que las matemáticas son practicas pero absurdas, las horas de literatura me hicieron odiar a Cortazar. La religión me dio un marco para convencerme de que algo mas alla de mis especulaciones era posible y para entender de que lo que yo pensaba y lo que creía iban por carriles bastante lejanos. Mis hermanos me hicieron comprender que no soy único pero si diferente, y mis viejos me enseñaron que existen personas que te van a amar a pesar de lo que seas. Mi familia marcó en mi vida la idea de que nunca estoy solo en el mundo. Tengo amigos, aprendí con ellos tanto, aunque lo que siempre me queda de ellos a pesar de que sean tan distintos pese a no ser muchos es que son incondicionales y me soportan siempre en la medida de sus posibilidades, ellos me enseñaron que el cariño tiene limites y que uno debe procurar no pasarlos ni forzarlo. La música me dio un lugar distinto a donde escapar cuando la realidad me parece absurda. Encontré a las palabras y las volví mis armas y mi armadura, no pude perder al niño que hay en mi y mi adolescencia jamas pasó. Los fracasos que enfrenté me hicieron sentirme un perdedor, mi apariencia me convenció de ello. La edad me trajo serenidad frente a la vida, y mi estupidez me volvió un relajado. Me convencí a mi mismo de mi inteligencia y atractivo y ahora hago reír cada vez que repito esa formula de mi convicción. La facultad me abrió las puertas de la subjetividad y volví relativo todo lo que pensaba. Pruebo todos los días con ser solamente yo, y casi todos los días fracaso porque siempre alguien o algo de todo eso que fui probando asoma, algo me calma, algo me deja conforme conmigo. Es la idea recurrente de que aunque lo intenten, nadie va a poder hacer tan mal todos mis fracasos ni tan bien todos mis aciertos. Y a pesar de ser alguien mas entre millones de alguienes, Sé que nadie podría ser como yo...