Lo que hace atractiva a una historia no es lo que se cuenta, sino como se cuenta...

13 jun. 2011

Pinocho tenía a Pepe grillo, yo a tato bores.....

Deberías saber a esta altura que no tenes que comenzar a pensar esas cosas, deberías pero no lo haces. No lo haces por las sencilla razón de que  es mas fuerte que vos, porque a pesar de que sabes que los sentimientos suelen jugarte en contra y que el corazón es buen consejero solo en ocasiones eso no impide que te cagues en toda la experiencia que el tiempo te regala y vas atrás de una ilusión que nace de la misma manera que nacen las utopías, de la nada misma.
Podrías intentar no dejar que eso comience porque en parte te gusta soñar con aquello, en parte no te molesta ilusionarte con lo inverosímil, en parte no querés estar solo, en parte solo es una mascara para disfrazar ese no-se-que, que sentís ante algún indicio invisible esos que suelen ser fantasmas pero de esos fantasmas que no existieron ni tuvieron vida y por eso son fantasmas que no deberían existir.
No entiendo porque hacer eso muchacho, porque dejas que las ilusiones  se te vuelvan frágiles y se puedan romper con un susurro,  no puedo comprender el porque de eso. Agradezco al cielo que esas cosas sean gratis, porque vos en este momento tendrías un déficit importante en tu cuenta y le deberías a inversores que ni siquiera conoces.
Te pido por tu bien que no te ilusiones de nuevo esta vez, dejá que el tiempo corra pero no que tus ideas vuelen.

Cada vez que pasá algo de esto recuerdo esa letra que dice: Era todo? pregunté, soy un iluso. No nos dimos nada más, solo un buen gesto...

6 jun. 2011

Sobre mi, otro poco....

-Realmente no tengo mucho que ofrecer, pero algo es algo- Dijo John mientras encendía el tercer cigarrillo de la mañana, miró hacia el cielo que lentamente dejaba el manto de noche para vestirse con el pequeño resplandor de una mañana que prometía celeste y blanca.
-Hagamos de cuenta que me interesa y me contás que es lo que tenes para ofrecerme-. Le contestó con acidez Lucy por encima de la mesa mientras revolvía el café que tenía enfrente con gesto mecánico.
-mmm, debería empezar por lo que me sobra, paciencia cuando quie...-
-ja, eso me gustaría encontrarlo- retrucó ella cortando la frase y sonriendo con malicia.
-¿vas a dejarme hablar o preferís seguir siendo una idiota?- dijo el ofuscado.
-adelante niñita, no pensé que fueses tan susceptible- terminó de decir ella al tiempo que le sacaba la lengua por encima de la mesa.
-Gracias, sos todo un caballero. Te decía que puedo intentar ser paciente, pero me interesa mas ser un compinche. Alguien con quien reír, pelear y llorar si llega el caso, ser útil y no un adorno en la vida de nadie, no es que pretenda ser centro en todos los escenarios, pero al menos espero poder participar en la vida de aquella que me elija porque de otro modo realmente me sentiría mas imbécil que nunca. Tengo dos manos que suelen saber que hacer en que momento, aunque casi siempre lo ignoran  pero de todas maneras suelen no ser tan bruscas como parece. Tengo ademas muchas palabras repetidas para susurrarle al oído, pero que al momento de ser susurradas realmente van a ser ciertas y van a ser de ella.Tengo sueños, ilusiones, fantasías y ganas de compartirlas, aun en un pequeño tramo de vida, pero compartirlas. Tengo ternura, pero eso suele escasear, para repartir en dosis moderadas. Algo de madurez de vez en cuando encuentro, también si busco puedo tener coherencia de vez en cuando. tengo besos algo torpes, no del todo buenos, y bastante oxidados, algunas caricias que nunca están de mas, bueno en realidad sí, pero eso no viene al caso. Tengo canciones para sonar, mañanas que descubrir, noches que caminar, tardes para gastar, un poco de amor o tan solo un cariño profundo. Tengo ganas de tomar lo que aparezca con calma. Tengo bastantes miedos, sobre todo a mi mismo y a no poder ser suficiente para nadie, tengo casi ningún tipo de celos. Tengo estupidez para prestar y regalar, ningún sentido de la ubicación, varios disgustos para generar. Varias situaciones incomodas, también ganas de compartir lo que sea con quien esté dispuesta. Fidelidad si es necesario, respeto me debe quedar un poco, mucha libertad porque de otra manera no serviría de nada todo lo otro. Tengo todas las complicaciones que implica el conocerme, pero quizás no sea tan malo como parezco. Después de todo, no soy un tipo simple ni sencillo, pero ¿quien lo es?- Terminó de decir John mientras encendía otro cigarrillo y le sonreía entre el humo a Lucy.
-Me dejaste sin ironías y sabes lo difícil que es conseguir eso inepto, ahora hablando en serio me gustó como abriste tu alma, por un segundo hasta parecías humano-. Y terminando el café se levantó y lo abrazó...


Decirlo en 3ra persona es mas sencillo...