Lo que hace atractiva a una historia no es lo que se cuenta, sino como se cuenta...

24 nov. 2012

Grandis


                           Alguna brisa me trae recuerdos de un lugar distante. El olor de la paz, la tranquilidad de un hogar, algunas cosas que hace tiempo extraño. Pero a pesar de aquello no puedo evitar sentir que esto es parte de mi ahora. 
                   Ser un desconocido entre trantos iguales, creo, creo que ahora puedo entender cual es el encanto de la soledad


Ragnin


De esas cosas esta hecho el cielo, creo. Son tan fantásticas que no podría relatarlas  Historias que pasan tan lejos del mundo que son mentira, pero son hermosas mentiras.
Si te digo que en algunas de esas estas vos de seguro que no me crees, nadie puede creerle a un tipo que se pasa la mitad de sus días pensando como hacer para ser un héroe, no, eso no funciona así muchacho.
Llueve afuera, hay humedad en todos lados. Yo me siento cerca de la pueta abierta al mundo y no puedo evitar imaginar. 
Estoy corriendo, con ganas, corriendo de veras y el agua que moja pero no molesta. Es mediodía pero el sol no se ve, eso no importa porque corro. Corro como se ve en las películas, sin cansarme, mientras en algún lugar vos estas sola y sonriendo. Sentada en la entrada de alguna casa, eso no importa tanto porque lo nítido sos vos y la lluvia, el paisaje esta fuera de foco y así es mejor. 
Imagino que llego hasta donde estas y te fuiste. No se a donde, lejos seguramente. Me siento donde vos te sentaste y vuelvo a ver la lluvia caer. Es como mirar el mundo sin lentes, difuso y sin bordes, con imágenes que se superpone pero siempre armónicas. 
Creo que se hizo de noche y aún no me moví de acá, la lluvia se fue y la casa esta sola. Yo, yo sigo sentado en la puerta que da al mundo que esta allá, lejos. 



19 nov. 2012

Taum


     Tengo ganas de hacerte reír. 
Pero es tan probable que eso pase como que un hombre se descuelgue de la luna y me ofrezca fumar con el un cigarrillo. 
     Así de difíciles suelen ser las aspiraciones de un humano común, busca a dios en el diario y se enoja si no lo ve. 
Lo que no sabes es que lo más probables es que dios este en su bolsillo.
     Es como dicen mis dientes a veces, eso de que uno casi siempre se entera tarde de que lo que quiere es ESE algo y no aquel, pero aquel parecía tan lindo. Y no, no era aquel, tal vez sea este otro. Pero tampoco. 
     Entonces el tipo común promedio, pese a que no se sabe promedio de que, se la pasa buscando a este, aquel, este otro y vaya uno a saber cuantos algos más sin llegar nunca a estar conforme. Y de noche cuando se va a dormir, por unos minutos piensa en ESE algo que de verdad quiere, pero es de noche y tiene sueño, y mañana hay que madrugar.
     Se duerme con una bronca medio en broma medio en serio y mañana ya no se acuerda de el algo ESE.
Le pasa a muchos, son esos tipos que se pueden ver en las paradas de los colectivos con sus caras de tipos comunes y sus ropas de cuidadanos cualquiera, son de esos que nunca sonríen grande. 
     Recién bajó un hombre de la luna y me preguntó la hora, es una lástima que yo reloj no use.


6 nov. 2012

Revelación









Tu sonrisa era como un capricho del cielo, una jugada sucia del destino.
Estremenciéndose llega hasta mi un susurro que intento no oír pero que sin embargo escucho.
Suena en algún lugar, todo el ruido de lo que espera. Y mientras, las estrellas bailan.
Y aunque es de noche y el tiempo apura al sol, aunque es temprano y nadie quiere ver.
El invierno se fue y ya no quedan excusas para buscar abrigo.
Solo el deseo de unos labios y un principio.
Eso, y nada más.