Lo que hace atractiva a una historia no es lo que se cuenta, sino como se cuenta...

20 abr. 2012

Los héroes idiotas


:- La claridad asusta más al valiente que la sombra.
Porque en la sombras lo enemigos son temibles aunque sean insignificantes, allí en la oscuridad el valor no se demuestra más que en la superficie y no es puesto a prueba. Las sombras siempre fueron las mejores aliadas de los héroes idiotas, de los pequeños valientes.
Cuando las luces anuncian el alba y las sombras se refugian en donde pueden, los valientes se van tras ellas. Porque con la claridad aparece lo pequeño y lo inofensivo. Y ocurre que cuando la luz baña a todos aparecen los desafíos reales, los enemigos mortales.
Bajo el sol se libran las batallas justas, esas que miden a los cobardes y los redimen de la injusticia.
Así como a nosotros ahora nos toca ver de frente a la luz después de una noche peleando contra fantasmas. Esperemos al sol juntos, que el miedo se apodera de mi y ya no me siento tan valiente como hasta hace poco. Me asusta que el día me encuentre de nuevo sólo, que la noche nuevamente se lleve mis ilusiones y con ellas vos te vayas.
¿En donde están nuestras quimeras? ¿Donde cayeron los cerberos que enfrentamos? ¿Que pasó con su sangre en mis manos?
Todos ellos se esfumaron como vos ahora, te desdibujas con cada rayo que desgarra mis sombras, porque de nuevo la certeza se apodera de mi como en muchas mañanas. Vos y los enemigos que vencimos, los fantasmas que espantamos, las sonrisas que compartimos, no son más que sombras que escapan. Como mi valor.
Pero ya no es tiempo de hablar más de sombras porque el sol está aquí y vos no después de todo. Y aunque sea un cobarde, el día me espera, y con el las batallas cotidianas- : dije a la imagen de mi que me devolvía el espejo. Camine hasta la puerta, y justo antes de salir de la habitacion mire hacia atrás y me sentí profundamente triste.

: -Las sombras van a volver esta noche, y con ellas, vos. Ese es el consuelo de los héroes idiotas- : murmure mientras forzaba una sonrisa y me perdía en la ciudad.




No hay comentarios: