Lo que hace atractiva a una historia no es lo que se cuenta, sino como se cuenta...

8 mar. 2015

(des)Igualdad

La certeza de saber, que la diferencia es tal
que sería criminal desentenderse
Sombras amparadas en la sombra, con brillantes agujas en sus dedos, cientos de dígitos en sus cuentas bancarias, miles de muertes en su espalda.
El conjuro desde el altar, la letanía que se repite desde los púlpitos hipócritas del amor al prójimo, que siempre es otro pero nunca es otra.
La ideología que imprime conciencias que mueven manos que cortan, que queman, que matan impunes.
Llamas de un fuego que ardía cien años atrás, que recuerdan las hogueras donde miles murieron, como esas 129, como millones en la historia.
El mundo se organiza, se separa en partes, nos separa en pedazos.
Sangre que escurre.
Voces que se levantan en la oscuridad de la oscuridad, desde las cenizas de las cenizas, de civilizaciones arrasadas por el tiempo. 
Pero algo quedó en los cimientos, algo que falta derrumbar.
Es por eso que el grito insiste
Por los fuegos que quemaron los úteros sanos de las brujas
Por las salas tapizadas de la angustia de las histéricas
Por los vientres que quieren quedar vacíos
Por los cuerpos que no corresponden
Por los amores que no son "normales"
Por el estúpido privilegio de nacer "nene"
Por la estúpida desventaja de nacer "nena".


No hay comentarios: