Lo que hace atractiva a una historia no es lo que se cuenta, sino como se cuenta...

3 mar. 2013

Las tibiezas


             Dudo que entiendas la magnitud de eso que a vos te resulta tan cotidiano, digo que dudo porque no se si en algún momento te sentaste a pensar en la magia que encierran esas pequeñas cosas. 
           Afuera llueve y el frío llegó antes del invierno hasta acá, vos te diste cuenta de eso pero lo que no notaste las sutileza que encierra el ritual de abrigarte. El mundo queda tan lejos cuando hace frío, salvo por tus manos y tu cara el resto de lo que sos vos se encerró detrás de murallas de lana, algodón y nylon mientras que desde el otro lado la brisa empuja pero no traspasa el calor que te fabricaste. 
            Conjuraste la tibieza y la guardas es tu pecho y para todos lados vas así, como casi todos los demás que corren y andan con sus calores artificiales por la ciudad. Para colmo hay tantos. Están los que se llenan de humedad, los que huelen a perfume, los que apestan, existen calores más nítidos, los efímeros a veces aparecen, están los que casi simulan un verano. Es imposible enumerarlos a todos y sin embargo transcurren por la ciudad, infinitos hechiceros flotando por la ciudad con sus tibiezas conjuradas.
Y afuera de ellos, afuera, está el invierno





No hay comentarios: